En James Martin Associates en Vernon Hills, Illinois, es obligatorio que todos los empleados tomen un programa de capacitación realizado en los sitios de trabajo o lo que se conoce en inglés como Tailgate. Del 2006 al 2009, se llevaron a cabo 131 sesiones de entrenamiento breves estilo Tailgate. Como resultado, la compañía redujo sus gastos directos por accidentes en más de un 60% en el 2008 y en un 50% en el 2009, indicó la Vice Presidente de Finanzas Shari Dalziel.

“En el 2007, nuestros costos de accidentes para la temporada de nuestra división de jardinería fueron de $35,000. En el 2008, nuestros costos fueron $12,000 y en el 2009 de $17,000,” indica Dalziel. Tanto ella como otros en esta empresa de servicios completos de jardinería atribuyen esos ahorros a un programa preventivo de capacitación que se imparte en los sitios de trabajo o en el formato conocido en inglés como tailgating.

Aunque muchas empresas en la industria llevan a acabo cursos de capacitación en este formato, con frecuencia se ven errores que hacen que reduzca la eficacia de sus programas, dice Sam Steel, asociado superior de investigaciones en Penn State University y especialista en el programa de seguridad PLANET. Entre los errores que él cita están:

Severiano Córdoba, foreman de mantenimiento en James Martin Associates en Vernon Hills, Illinois, dirige una sesión de entrenamiento sobre seguridad con podadoras desde el sitio de trabajo.
Foto cortesía de James Martin Associates.
  • No dar temas de capacitación que tengan que ver directamente con los trabajos que los empleados desempeñan. “En otras palabras,” comenta Steel, “muchas veces la capacitación que ofrecen los patrones en formato Tailgating no tiene mucho que ver con las actividades que realizan los miembros de las cuadrillas.”
  • No entrenar debidamente a los gerentes de cuadrilla. Tanto los líderes de cuadrilla como otros supervisores que realizan sesiones de entrenamiento en formato Tailgating deben estar familiarizados con los materiales del tema y deben contar con buenas técnicas de presentación y comunicación para perder dar buenos cursos, indica él.
  • No llevar a cabo auditorias de seguridad en los lugares de trabajo. “La gerencia debe llevar a cabo auditorias de seguridad en los sitios de trabajo para poder crear o comprar materiales de capacitación que tienen que ver directamente con las tareas asignadas,” menciona el Sr. Steel.
  • No planear de forma integrada un programa bien integrado en formato tailgating. Los horarios irregulares, los atrasos en los cursos de capacitación durante las semanas más ocupadas o bien hacer los cursos de una manera inconsistente afecta la continuidad y podrá resultar en que los miembros de la cuadrilla olviden lo que se les ha enseñado en el pasado.
  • No usar los materiales debidos al entrenar con este formato. No es posible ser muy eficaz cuando se usan letras pequeñas e imágenes pequeñas al dar cursos en las obras mismas. Los materiales de capacitación deben ser fáciles de usar y adaptables considerando los idiomas y los niveles de capacidad para leer y escribir de los trabajadores.
  • No incluir las opiniones de los miembros de la cuadrilla y tener muchas instancias donde casi ocurre un accidente. “Mientras más sentido de propiedad tengan los trabajadores, más eficaces serán en un programa de capacitación en formato tailgating,” dice Steel.

James Martin Associates ha tomado una serie de pasos para evitar algunos de los errores más comunes y para poder asegurar el éxito de su programa de entrenamiento estilo Tailgating. Estos pasos son:

  • requerir que un supervisor o un foreman con mucha experiencia en el tema presenten cada sesión de entrenamiento;
  • exigir que todos los empleados asistan a las sesiones de entrenamiento;
  • llevar a cabo reuniones mensuales de seguridad con toda la compañía, las cuales incluyan temas de Tailgating;
  • enfocar las sesiones de entrenamiento en tales prácticas de seguridad como las que se requieren en las obras de trabajo, prácticas de manejo seguras y el uso correcto de sierras para podar;
  • crear un calendario con los horarios de entrenamiento incluyendo las fechas, las horas, los temas y los entrenadores, anunciando el mismo en inglés y en español;
  • requerir que tanto los entrenadores como los participantes llenen formas donde firman al final de cada sesión de entrenamiento; e
  • incluir la participación en sesiones de Tailgating en las evaluaciones de desempeño.
Karl Thielman de The Bruce Co. en Wisconsin demuestra cómo ponerse el equipo protector para oídos. El entrenamiento eficaz en los sitios de trabajo incluye asegurarse que las cuadrillas sepan la forma correcta de usar y colocarse todo el equipo de protección personal requerido.
Foto cortesía de Barbara Mulhern con The Bruce Co. of Wisconsin.

Barreras al éxito

Es sumamente crítico que su programa de capacitación en formato Tailgating incluya un fuerte apoyo por parte de la gerencia, para poder dedicar tanto el tiempo como los recursos necesarios al programa. Cada año, casi 200 trabajadores en la industria de la jardinería mueren debido a incidentes en el lugar de trabajo. Del 2003 al 2008, 25,100 trabajadores hispanos de la industria faltaron por lo menos un día al trabajo como resultado de una lesión o enfermedad en el trabajo, reporta el Departamento de Estadísticas Laborales de los E.U.

“Es obvio que la barrera del idioma puede ser un problema real. La capacitación en formato Tailgating debe ser ajustada y enfocada a los dialectos del idioma español que hablan y entienden los diferentes trabajadores de las cuadrillas,” dice él. “Las barreras al entrenamiento también existen cuando un líder en la cuadrilla y los miembros de la misma tienen fricciones debidas a condiciones del empleo, a traducciones o debido a otros asuntos.”

No poner un buen ejemplo es otra gran barrera, comenta el Sr. Steel. “Cuando un gerente de cuadrilla o la gerencia de la compañía no participan en los mismos comportamientos de seguridad que se exigen de los miembros de la cuadrilla, entonces todo el programa de Tailgating puede fracasar.”

Una forma de reforzar los temas que se cubren en las sesiones de capacitación en las obras de trabajo es anunciando o colgando los materiales de entrenamiento.
Foto cortesía de Kujawa Enterprises, Inc.

“Los dueños de las compañías de jardinería siempre practican lo que predican. Cuando sus acciones apoyan un programa de capacitación proactivo, los empleados sienten que hay dedicación y compromiso por parte del dueño,” afirma Steel.

Otras recomendaciones para los cursos de seguridad que se dan en los lugares de trabajo incluyen:

Escoger una ubicación y horario apropiados. Las obras de trabajo pueden ser muy ruidosas. Siempre es buena idea llevar a cabo las sesiones de capacitación en los sitios de trabajo antes de comenzar a trabajar. “Generalmente no es muy eficaz programar los cursos al final del día, ya que los trabajadores están cansados y ya se quieren ir a casa,” dice Steel.

Revisar todos los materiales del curso por adelantado. “Cuando el entrenador no está preparado o no conoce bien el material se nota muy claramente” comenta él.

Arme horarios con sesiones regulares de entrenamiento y apéguese a ese horario. Una vez que ha comenzado el programa de Tailgating, no pretenda terminarlo y después trate de empezarlo otra vez. Eso comunicará a los empleados que el tema no es importante.

Involucre a sus trabajadores lo más posible. “Los dueños de las compañías deben involucrar a todos los niveles de empleados para ayudar a planear y poner en marcha el entrenamiento en seguridad y protección,” dice Steel. Deje que los empleados con mayor conocimiento se turnen para presentar los temas del curso. Siempre dese tiempo para preguntas y respuestas, y no se sorprenda si nadie hace preguntas. Una buena forma de involucrar a los participantes es por medio de demostraciones donde los alumnos meten mano directamente. Por ejemplo, si está dando un curso sobre equipo y ropa de protección, pida a uno más de los empleados que demuestren a los demás cómo ponérselo y usarlo debidamente.

Ponga mucha atención y fíjese si hay comportamientos que indiquen que los empleados no están entendiendo, y mire con cuidado sus expresiones faciales. Si usted no cree que entendieron, “vuelva a enseñar el tema inmediatamente,” sugiere Steel. “El gerente de la cuadrilla debe tratar de ver qué salió mal con el primer curso, después corregir el método de presentación o el material para que lo entiendan mejor. Es posible que los cursos donde los empleados participan más directamente sea la solución para los retos de entendimiento en los temas.”

Use materiales que tomen en consideración a trabajadores que hablan diferentes idiomas. Enfoque las clases suponiendo el nivel más bajo posible de educación escolar, y use una amplia gama de ilustraciones y recursos visuales,” sugiere Steel. Es recomendable también enseñar solamente un tema a la vez, esto ayudará a que los trabajadores con menos escolaridad comprendan mejor.

Conserve y archive los documentos escritos. Lleve un registro de los trabadores que participaron guardando las hojas que firman en las clases. Esto es importante en caso de que haya alguna disputa o bien que los trabajadores lleguen a lesionarse y después reclamen que nunca se les dio el curso en el tema específico.

Recursos de entrenamiento en Tailgating

Barbara Mulhern es una escritora independiente que vive en Belleville, Wis., que se enfoca en temas de agronomía y floricultura.