No escarbe su propia tumba

Rudolpho Monasterio acababa de comprar su primera casa con su prometida y planeaban cambiarse en Mayo. Por lo contrario, el mismo día, los trabajadores de rescate en Holly Springs, N.C., sacaban su cuerpo de un hoyo de 10 pies de tierra casi 12 horas después de que la zanja en la que trabajaba se había colapsado.

En Harbor City, California, Jorge Ordoñez cambiaba un tubo de cañería en una zanja cuando las paredes se colapsaron repentinamente y quedó enterrado. Los bomberos dijeron más tarde que las paredes no había sido aseguradas correctamente.

En Shelton, Connecticut, un trabajador de Brasil quedó enterrado en vida y después se sofocó después de que una pared de una zanja se colapsó sobre él. Los oficiales—quienes dijeron que las vibraciones de un taladro de construcción probablemente causaron el derrumbe—le llamaron a la zanja una “trampa de muerte,” ya que las paredes no fueron aseguradas.

En Greenwich, Connecticut, José Medina, un operador de mantenimiento en un club de golf local, perdió la conciencia después de un golpe y quedó enterrado en casi 10,000 libras de barro, arena y tierra cuando se colapsó la zanja en la que estaba trabajando.

Estos incidentes son algunos de los muchos fatales que ocurren cada año en EE.UU. cuando se colapsan las zanjas. Los contratistas de jardinería que hacenzanjas, surcos u otro tipo de excavación no quedan a salvo de ninguna manera de los peligros, aún cuando la excavación no es muy profunda.

“Las únicas zanjas que hacemos son para tuberías de irrigación de 16 a 24 pulgadas de profundidad,” dice Leslie Herndon, oficial de seguridad para Greenscape, Inc., una compañía de jardinería localizada en Holly Springs. Aún así, la zanja que se colapsó en su comunidad en Mayo impactó mucho a la relativamente pequeña comunidad.

“Usamos la fatalidad de la zanja como parte de nuestros ejercicios de capacitación al mes siguiente,” dice Herndon. “Hablamos de los peligros de ignorar ciertas reglas de seguridad y de por qué las ponemos en marcha.”

Cómo escarbar su propia tumba

En una publicación titulada “Excavaciones” (www.orosha.org/pdf/pubs/2174.pdf), de la oficina de OSHA en Oregon (OR-OSHA) se describen claramente los peligros tan extremos de las excavaciones de todos tipos. En la primera página, llamada “Cómo escarbar su propia tumba,” se muestra una foto grande de trabajadores en una excavación con fotos apuntando a lo siguiente: no hay sistema de protección, los montones de tierra escarbada están demasiado cerca, hay una cubeta de excavación por encima de un trabajador, no llevan casco de protección y no hay forma de entrar ni de salir del hoyo.

“Cuando se colapsa una excavación, usted puede quedar enterrado y muerto en segundos,” nota la OSHA de Oregon. “Dos yardas cúbicas de tierra pesan como 6,000 libras. Si queda enterrado, se sofoca en menos de 3 minutos, y si sobrevive, es probable que el peso de la tierra cause serias lesiones internas.”

David Allie, el presidente de 4-Safety Training, LLC en Marquette, Michigan, (www.4-Safety.com), es un asesor en seguridad con experiencia en excavaciones y zanjas. Dice que una de las fallas más comunes por parte de los empleadores que hacen zanjas y excavaciones es “apurarse para acabar el trabajo.”

“Piensan que a ellos no se les va a colapsar la excavación simplemente porque nunca les ha pasado. Se les olvida que un empleado en una zanja de 4 pies tiene ahora de 3 a 4 pies de tierra sobre de él. La mayoría de los accidentes de excavación acaban en un rescate (del cuerpo). No se necesita una zanja muy profunda para enterrar a alguien, especialmente si la persona queda acostada o de rodillas,” comenta él.

Los peligros

Cuando se hace una excavación, se retira la tierra que funciona como soporte horizontal. La tierra acaba por moverse hacia abajo y hacia la excavación. Mientras más tiempo permanezca sin soporte uno de los extremos, más probabilidad habrá de que se colapse, explica la OSHA de Oregon.

Es importante que lo que la OSHA llama una “persona competente” haga pruebas de suelo tanto manuales como visuales antes de que cualquier persona entre en una excavación. También es crucial que se instale  un sistema para proteger a los empleados de las colapsaciones. Los sistemas básicos que se utilizan son, los declives, los escalones o bancas, los paredes apuntaladas y los escudos. (Ver la publicación de OR-OSHA para más información.)

OSHA cuenta con muchos otros requisitos con respecto a las zanjas y a las excavaciones, es importante familiarizarse con ellos. Así mismo, hay otros tipos de peligros asociados con este tipo de trabajo. Entre los peligros adicionales, se encuentran los que nota el Instituto Nacional para Seguridad y Salubridad Ocupacional (por siglas en inglés NIOSH): trabajar con maquinaria pesada, manejo manual de materiales, trabajar en proximidad a tráfico, peligros eléctricos de cables que van por encima y por debajo y peligros de líneas subterráneas de servicios como los de gas natural.

“Incluso el equipo pequeño pone presión sobre la tierra,” dice Allie. “Así mismo, en casos donde el suelo ya fue escarbado éste se pone muy débil.”

Es crítico dar suficiente capacitación y contar con una persona competente en la obra para tomar decisiones. “Sillueve o ha llovido fuertemente la noche anterior, entonces debe usted salirse de la zanja ya que la tierra puede estar debilitada. También, si su equipo toca uno de los cables de energía de los postes, usted morirá,” dice él.

Multas fuertes

A nivel federal, OSHA ha puesto un fuerte énfasis en la seguridad para zanjas y excavaciones, y no duda en multar a los patrones con miles de dólares cuando un incidente resulta en una lesión o muerte.  En un caso reciente, OSHA levantó dos multas “bajo voluntad” a una empresa en el Medio Oeste, más cinco otras violaciones e impuso $155,000 en penalidades propuestas después de que parte de una zanja sin protección se colapsó y un trabajador de 25 años murió. Las dos violaciones bajo voluntad fueron: no asegurarse de que el equipo y la tierra de la excavación de la zanja permanecieran por lo menos a 2 pies del filo de la zanja, y no proveer sistemas de protección contra colapsaciones.

En otro caso reciente, OSHA propuso penalidades por $136,200 en contra de un empleador en Georgia por ocho violaciones de seguridad después de que un empleado trabajando en una zanja sin protección fue golpeado y lesionado por una roca. La mayor parte de las multas propuestas se debieron a violaciones “repetidas” similares a las descubiertas en una obra diferente de la compañía en 2005.

“Lo más importante es la capacitación,” dice Allie. “Muchos trabajadores no han recibido una explicación clara, que cuando una situación no se ve bien, tienen que parar. Si estas haciendo un hoyo, ¿es lo suficientemente ancho? Los empleados deben saber que pueden quedar sepultados en vida.”

Nota: Una buen recurso en el Internet para asuntos de zanjas y lo que OSHA requiere es la página de Temas de Seguridad y Salubridad de OSHA para zanjas y excavaciones. (Visite el sitio www.osha/gov/SLTC/index.html, y busque “trenching and excavation.) El sitio también contiene información sobre peligros, soluciones y otros recursos disponibles. Otro excelente recurso es la página Web de Zanjas y Excavación de NIOSH www.cdc.gov/niosh/topics/trenching .

El autor es una escritora independiente en Belleville, Wis.